¿Qué fue de ese poema que no pude atrapar, el que pasó rengueando frente a mí con las alitas rotas?

jueves, enero 21, 2010

Si cada lágrima mía,
al caer se transformase en moneda,

al día de hoy sería millonaria...

1 comentario:

Anónimo dijo...

todos