¿Qué fue de ese poema que no pude atrapar, el que pasó rengueando frente a mí con las alitas rotas?

domingo, diciembre 20, 2009



"...Necesita sentirse querida, pero nunca encontró quien le extendiese la mano sin reservas. No puede despertar sentimientos porque está obligada a ocultar que los tiene, pero necesita saberse querida y saber que despierta algún tipo de sentimiento en los demás. En su transparencia, no provoca nada, ni siquiera misterio en torno al personaje que se ha visto obligada a crear para sobrevivir en un mundo que le es adverso. ¿A quién puede rogar que la quiera? ¿A quién puede suplicar unas migajas de amor, si su padre le hace creer en la orfandad y su madre en la caridad, en la lástima? Cuando alguna noche se despierta porque nota que tiene mojada la cara, y descubre que está llorando, enciende la luz y se levanta para no pensar en lo sola que está. Necesita ser querida, sea por quien sea, por alguien. Se compraría un perro si no estuviera segura de que ese papel, en su vida, lo representa ella..."




De "Si tu supieras" de Antonio Gómez Rufo.