¿Qué fue de ese poema que no pude atrapar, el que pasó rengueando frente a mí con las alitas rotas?

martes, noviembre 03, 2009

Aprovechar...

Y pensar que a veces uno ya no da más... Ya no quiere luchar, se cansa.
Cuántas veces nos rendimos, nos frustramos? Cuántas veces pensamos que ya está, que ya no vale la pena? Cuántas veces nos equivocamos? Creemos que hicimos todo lo posible y que no alcanzó, entonces sacamos banderita blanca y nos vamos con la cabeza gacha.
Pensamos en el después... en las cosas que podrían haber pasado si intentábamos un poco más, en los diferentes caminos que podría haber tomado la historia, en los diferentes resultados. Nos llenamos de hipótesis, de preguntas, de incógnitas... tratamos de descifrarlas, de contestarlas.
La cabeza nos va a mil y no estamos acá, sino allá... en lo que pasó... en el cómo, por qué, cuándo, dónde... QUIÉN?.
La mente se transforma en una máquina del tiempo. Pensamos en el pasado y en lo que no hicimos, tal vez por miedo; pensamos en el futuro, creyendo que si nos la jugábamos por lo que queríamos, tal vez sería diferente; estamos en el presente y no nos gusta, no estamos conformes, pero tampoco sabemos qué queremos... O SÍ?
Pasan los días, quizás meses... y hacemos un CLICK... Dicen que el estar más fríos y tranquilos, ayuda a tomar mejor las decisiones... y ahí estamos, enfrentándonos a nosotros mismos. Descubriendo lo que realmente queremos y deseamos. De repente se nos sale la venda de los ojos, se nos destapa el corazón y una revelación viene a nosotros. Lo que anhelabamos estuvo siempre, pero no supimos verlo o no quisimos. Quizás inconcientemente pretendíamos ocultar, reprimir esos deseos... a veces la presión nos gana, el desgano nos gana y abandonamos todo.
Estamos mejor, estamos preparados para aceptar lo que venga... nos tomamos un tiempo, nos escuchamos, nos vemos frente al espejo, nos espíamos y nos dejamos ser.
En este tiempo, crecimos y aprendimos. Estamos dispuestos a hacer o terminar lo que no pudimos aquella vez que izamos bandera... Caemos en la cuenta que ya estamos listos para arriesgarnos por lo que tanto añoramos. Sabiendo que los miedos van a estar siempre, que la desilusión puede golpearnos la puerta más de una vez, recordando que una vez caímos y que podemos volver a hacerlo... recordando que siempre volvemos a levantarnos.
Nos calzamos las ganas, las fuerzas, las enseñanzas, los valores, los deseos y salimos a pelear de nuevo.
Las oportunidades siempre están, las posibilidades también. Hay que saber descubrirlas y aprovecharlas a más no poder, hay que luchar por ellas y jamás darse por vencido!...
Tenemos la vida por delante y mientras la tengamos, tenemos también la certeza de que nos quedan mil aventuras más por vivir...!


No hay que perder más el tiempo en el qué podría haber sido...
Hay que valorarlo HACIENDO.




Por mi.



2 comentarios:

Mili dijo...

Es totalmente cierto. Recién veo que me tenés en los links. Mil gracias, agregame y hablamos milaagros-87@hotmail.com :D

PcWolf dijo...

Ufff... Cuanta verdad en tu escrito, me ha hecho pensar mucho.
Cuando tenga tiempo te seguiré leyendo...
Saludos cordiales desde el centro del Planeta!

PcWolf.