¿Qué fue de ese poema que no pude atrapar, el que pasó rengueando frente a mí con las alitas rotas?

viernes, noviembre 26, 2010




El agua apaga el fuego y al ardor los años.
Amor se llama el juego, en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño.
Y cada vez peor y cada vez más rotos,
y cada vez más tú y cada vez más yo, sin rastro de nosotros...

1 comentario:

Insoportablemente Cruel dijo...

NOOOO, QE HERMOSOS ♥.
SANTIAGO Y SABINA (EL PODER GROSO DE LA S)
QE LINDA ENTRADA DE TU BLOG, SA BE LO